Señora y Madre del Santo Rosario

Señora y Madre del Santo Rosario, la Hospitalidad Diocesana de Ntra Sra de Lourdes, un año más, fiel a esta cita para contigo, te presento sus intenciones y necesidades y las de todos aquellos que se nos han encomendado en este difícil año que estamos viviendo.
Esta pandemia nos ha privado de poder llevar a cabo nuestra misión hospitalaria en su plenitud, pero no nos ha privado de seguir rezando el Santo Rosario en el que encontramos consuelo y remedio para las necesidades de cuerpo y de alma. Tenemos la esperanza de que tu intercesión nos permitirá de nuevo hacerla realidad.
Que con nuestra pequeña aportación de alimentos podamos al menos aliviar un poquito la enfermedad de la pobreza que muchos están sufriendo. Gracias Madre por atender a nuestro llamado.